Tercera Edad

El deterioro de la condición física, los problemas de salud, la pérdida de autonomía, los trastornos de la memoria, el temor a ser una carga, el abandono por parte de familiares, el temor a la muerte, la pérdida de amigos y familiares, son causa de enfermedades nerviosas, como estrés, agotamiento, dolores de cabeza, pérdida de la autoestima, insomnio....

Hemos diseñado un programa específicamente enfocado a las personas de la tercera edad, con el fin de ayudarles a mantener la salud, aplicaremos técnicas milenarias de relajación y meditación, Nidra Yoga (Yoga del Sueño) Mindfulness (Atención Plena), cuyos beneficios han sido científicamente comprobados. La práctica continuada de estas técnicas favorece un pensamiento más claro y eficaz que ayudará a hacer frente a las dificultades que se presenten, disminuirá el nivel de estrés, aumentará el bienestar físico, emocional, social y familiar y envejeciendo de forma más saludable, armoniosa y plena.

Estamos trabajando con diferentes grupos, en residencias, centros recreativos de la tercera edad, centros para el tratamiento de trastornos de la memoria y Alzhéimer con muy buenos resultados.

Los ejercicios grupales fomentarán la conexión entre todos los participantes haciendo que las cosas empiecen a verse de otra forma. Los ejercicios de sensibilización corporal en los que poner todos los sentidos, la tensión y relajación de los músculos de diferentes zonas corporales liberando la ansiedad y proporcionando una mayor relajación física y mental que le ayudará a tomar conciencia y a sentir que es capaz de controlar su propio cuerpo. Verse realizando actividades que les gustan, en lugares maravillosos, a través de las visualizaciones creativas, las olas del mar, un niño sonriente o una situación placentera, permiten que la mente esté libre de dolor y ansiedad y a la vez consigue reforzar el pensamiento positivo en esta etapa de la vida, mejorando su confianza, y por tanto, su capacidad para afrontar situaciones estresantes para ellos.

Beneficios:

A nivel mental: no sólo nos despeja, sino que nos permite pensar con mayor claridad y de una forma más creativa, puesto que al relajarnos, se activan ambos hemisferios del cerebro. Provoca una sensación de paz y tranquilidad que dura a lo largo de todo el día. Aumentará la capacidad de concentración y la memoria. Obtendrá sensación de bienestar y de calma. Aumentará la capacidad sensitiva y su espiritualidad. Reforzará la autoestima y su afectividad mejorando el trato con los demás. Estos beneficios son acumulativos y evolutivos: a más relajación, más tranquilidad.

A nivel físico: Estimulará el sistema nervioso. El sistema circulatorio. La capacidad pulmonar y la respiración. Las funciones digestivas. Aumentará sus defensas. Evitará el insomnio. Tendrá un mejor conocimiento del propio cuerpo. Los beneficios comprobados de forma científica, son: Disminución de la presión arterial y del ritmo cardiaco. Se regula la respiración, lo que aporta un mayor nivel de oxígeno al cerebro y a las células en general. Sobre todo, estimula el riego sanguíneo. Disminución de la tensión muscular. Reducción en los niveles de colesterol y grasas en sangre. Aumenta el nivel de producción de leucocitos, lo que refuerza el sistema inmunológico.

Hemos aplicado estas técnicas en personas con Alzheimer con muy buenos resultados, pues produce una mejora en su estado de ánimo, les aporta una sensación de paz y tranquilidad, refuerza la capacidad de concentración y la memoria, la autoestima, la capacidad sensorial y emocional. En el ámbito físico les proporciona un mejor conocimiento de su propio cuerpo, estimulando el sistema nervioso, el circulatorio, la respiración, las funciones digestivas, las defensas y mejorando la calidad del sueño.

PARA LOS CUIDADORES Y FAMILIARES:

Olvidamos fácilmente la importancia que tienen los cuidadores y los familiares en la vida de estas personas, en gran parte su bienestar depende del de ellos, ya que su estado anímico los influirá directamente.

Cuidadores y familiares están expuestos a un gran desgaste tanto físico como emocional y mental. Es importante encontrar el espacio y el tiempo para ayudarles a mejorar su salud emocional y espiritual, eliminar depresiones, ansiedades o angustias y poder sentirse bien con uno mismo. En definitiva, poder encontrar la actitud positiva necesaria para aceptar y positivizar todo lo que ocurre a su alrededor.


Propuesta: 1 Sesión semanal de 1 hora.

Espacio necesario: Nos adaptamos adecuando las prácticas al espacio disponible.


Ordenar por

0 artículos